Mapa de lo Insólito

Mapa SMR

El inicio de los insólitos acontecimientos

En algún verano de hace 48 mil millones de años, el cometa Halley volvió a aproximarse a la tierra. Y de uno de sus costados se desprendió un pedazo de tamaño considerable, que se convirtió en un meteorito. Su núcleo era un témpano de hielo, metano, acetileno y cianuro de hidrógeno; su tamaño era de unos 4 kilómetros de diámetro. Este trozo se quebró en una veintena de pedazos que, al pasar por la atmósfera terrestre, se fundieron con el calor producido por la fricción, pero uno de ellos se impactó en la tierra. El fragmento se hundió a 220,006 metros de la superficie, en lo que actualmente se conoce como el centro de la Alameda de Santa María la Ribera. Exactamente  donde hoy se encuentra el Quiosco Morisco.

Al impactar su tamaño era  minúsculo, de hecho cabría en las palmas de las manos y tiene, además, incrustaciones de ámbar. Esta partícula, debido a la mezcla de sus componentes y enriquecida por la energía calorífica producida al entrar a la atmósfera, produjo un extraño elemento -aún desconocido por la ciencia humana-, que desde entonces irradia una energía particular. Una que  genera en quienes que se someten a ella (como es el caso de todos los vecinos del Barrio de Santa María la Ribera de ayer y de hoy), la capacidad de desarrollar extraños y estrambóticos comportamientos. Tan extraños y estrambóticos, que en nuestra actualidad serían confundidos con el ejercicio del arte contemporáneo.

Durante décadas, los santamarianos ribereños que afirmaron haber visto o haber vivido acontecimientos insólitos, fueron ridiculizados y rechazados como crédulos. Sin embargo, las crónicas sobre la cotidianidad extraordinaria, continúan propagándose sin parar. Cada año, son aportadas mayores evidencias -por parte de testigos dignos de confianza y del más alto calibre- de que todo esto es absoluta verdad:  que la teoría del meteorito aún no descubierto es la causa de todo.

Y sus informes provienen de cada rincón del barrio.

Insólitos acontecimientos de carácter histórico.

+ El redondel. En la parte norte de la Alameda de Santa María la Ribera, existió un gran círculo. A este espacio se le llamaba El redondel, el cual se construyó para que las señoritas de la época practicaran patinaje, y como aquí no existen inviernos tan fríos como en Europa, en lugar de hacerlo en hielo, lo hicieron sobre ruedas.

+ El Che. Ernesto Guevara, joven vecino de la calle de Álzate y estudiante de la Facultad de medicina, como todo estudiante carente de recursos económicos decidió sacar fotos a las parejas jóvenes del barrio con su cámara. Muchas de las parejas, quienes hoy son marido y mujer vecinos del barrio, fueron capturados fotográficamente por este joven fotógrafo, al que, como era argentino, le decían El Che. Y como ya no tuvo más a quien sacar fotos, se fue a Cuba a hacer la revolución.

che

+ El Palazzo. En la calle de Chopo numero 131, existe la reproducción arquitectónica de un palazzo veneciano, que fue mandada hacer por Vicente Segura, millonario, torero, político y militar del estado de Hidalgo. Fue el lugar en el que Vicente vivió su gran locura de ser todo lo que quiso y pensó ser. Ahora -justamente- es un recinto donde la Secretaria de Salud cuida de pacientes con enfermedades mentales que ahora es conocido como el Palacete de Segura.

+ La Loquera. En la calle de Cedro existe una vecindad que data de principios del siglo XX. Es llamada La Loquera y fue construida y diseñada por un medico particular, en  principio como un recinto psiquiátrico modelo. Antes de usarse como manicomio, el presidente Porfirio Díaz, le pidió a su diseñador, el doctor Hermilo Castañeda que desarrollara este modelo en grande, el doctor construyó en Mixcoac el hospital psiquiátrico que conocemos como la Castañeda.

+ El Mártir. Un joven caricaturista de nombre José de León Toral, vecino de la calle de Sabino, decidió convertirse en mártir y así liberar al país de la persecución religiosa, que el general Álvaro Obregón ejercía sobre los creyentes de la fe católica. De modo que en un desayuno en el Parque de la Bombilla, en San Ángel, después de hacerle una caricatura al presidente, se acercó a enseñársela y mientras este la admiraba, lo ultimó a balazos.

+ El padre Pro. El revólver que uso el mártir caricaturista, había sido bendecido por el Padre Pro, sacerdote y activista, fiel a su vocación sacerdotal, vestido de paisano, sentado en alguna de las bancas de la Alameda, se ponía a leer el periódico y los creyentes -que sabían algún código o clave especial y secreta- se sentaban junto a él, y así podían ser confesados, casados, bautizados, o recibir la comunión.

+ La Casa de los perros. En el proceso penal del mártir caricaturista, participó como abogado un vecino de la calle de Díaz Mirón -antes llamada Flores-, de apellido Sodi. Este abogado fue padre de otro abogado que, al heredar la casa de la calle de Flores -hoy Díaz Mirón-, la mandó a remodelar con un particular estilo, el cual hace un giño arquitectónico al Anahuacalli que Diego Rivera mando a construir.

+El Teatro del olvido. Este lugar no fue precisamente un teatro, ni tampoco siempre se llamó Bernardo García. Y en realidad no fue un teatro, sino un salón de usos múltiples; un espacio afrancesado utilizado como casino,  para reuniones y fiestas elegantes y luego como cine. Fue cerrado por varias epidemias que asolaron a la ciudad y quedó en el abandono. Ahora sólo su marquesina y frontis nos dan muestra de lo que alguna vez fue.

teatro del olvido

+ Ortografía. En ese ambiente afrancesado que vivía la Ciudad de México en los tiempos de don Porfirio, fue desarrollado el primer fraccionamiento. Fue nombrado Santa María La Ribera o mejor decir Santa María de la Rivera. Este aparente cambio ortográfico tiene sus explicaciones: el fraccionamiento que plantearon los hermanos Flores fue construido en los márgenes de las riberas de San Cosme y del Río Consulado.

 + Los nombres. los que vivían en Santa María la Ribera, eran quienes vivían tierra adentro; y los que vivían en Santa María de la Rivera, eran los que vivían al margen de las rivieras de los cuerpos de agua que rodeaban al barrio. Existen, en algunas esquinas, placas azules con letras blancas pintadas en esmalte y abombadas -que ni siquiera exhiben código postal-, donde se puede leer, por ejemplo, Cuarta calle del Naranjo, o Séptima cerrada de la Octava de Nogal.

 + Los siete sabios. El espíritu fundacional del barrio fue aquel moderno intelectual, científico, y en éln vivieron Los siete sabios, personajes destacadísimos en la historia del país que eran una especie de asesores del presidente: Alberto Vázquez del Mercado, Alfonso Caso, Antonio Castro Leal, Jesús Moreno Baca, Manuel Gómez Morín, Teófilo Olca Leyva, Vicente Lombardo Toledano.

+ La gran cisterna. La colonia tenía toda los avances que un fraccionamiento podía tener: una gran cisterna, bajo el parque que es el centro del fraccionamiento denominado Alameda de Santa María,  dos mercados,  dos museos, múltiples escuelas tanto públicas como privadas de todos los niveles, teatros, cines, cantinas y restaurantes. Lo único malo es que la gente no ha sabido de la existencia del meteorito, de manera que las aguas de la cisterna y de los pozos de bombeo se han contaminado por la irradiación de la energía de la piedra cósmica, causando los efectos que están a la vista en el comportamiento de sus habitantes.

+ Los oficiales franceses. Al ser el modo de vida el francés el ideal, Porfirio Díaz mandó traer a una comitiva de oficiales del ejercito galo, para enseñar los códigos y protocolos a los oficiales de alto rango del ejército mexicano. De manera que a estos oficiales maestros, es decir a los franceses, les mandó a construir unas casas estilo francés -que en realidad resultaron de estilo inglés- para que se sintieran en casa. Hoy todavía existen en la cerrada de la calle de Loto, frente al Mercado de la Dalia.

+ El Salón París. El presidente Díaz en la calle de Sabino tenía una amiga o amante, a la que venía a visitar todos los domingos: primero se echaba un trago en la cantina Salón París que se encuentra en la esquina de Jaime Torres Bodet -antes Ciprés-, esquina Díaz Mirón -antes Flores-; de ahí se iba a comprar puros y chocolates a la tienda de la fabrica La Cubana, que se encontraba en la calle de Cedro; y de ahí se iba a ver a su querida amiga, en el Salón París trabajó de mesero un joven guanajuatense que se avecindó en la colonia, y que en sus ratos de descanso salía a tocar la guitarra y se sentaba en el zócalo de la escultura de Miguel Hidalgo. Las niñas bien que pasaban de salida del Colegio Hispano Americano -institución educativa de monjas, que se encuentra sobre Dr Atl, antes Pino- ni un lazo le echaban, y dicen que por desamor, José Alfredo Jiménez compuso muchas de sus canciones y que en el Salón París le agarró gusto al trago.

+ El Club América. Muchos otros equipos de futbol eran patrocinados por dueños de comercios, mueblerías y vidrierías, todos del barrio de la Santa María. Y entre sus filas jugaron vecinos conocidos y solemnes desconocidos; los equipos, con el tiempo, pasaron a convertirse en equipos profesionales, como el Club América, que se fundó hace 100 años, en una casa que se encuentra en la calle de Álzate, entre Sabino y Naranjo.

 Insólitos acontecimientos de carácter aéreo.

+ El Helicóptero. En el invierno de 1978, un niño jugaba en la azotea de su casa a tirarle a la parvada de palomas que volaba alrededor de su casa. No se sabe si erró el tiro o lo acertó, el caso es que le pegó en la cabeza al piloto del helicóptero de la policía. El aparato cayó en una casa de Naranjo esquina con Díaz Mirón -antes Flores-. “1 muerto y 3 heridos de una pedrada”, se leía en el periódico al otro día.

helicóptero

+ Las palomas. Esa parvada de palomas era un equipo de profesional de carreras que era mantenido, criado y entrenado por el doctor Jorge Salas, que era dueño de un sanatorio de nombre Sanatorio Salas que existía en el barrio. En este sanatorio, pues, estaba alojado el gran palomar, y muchas de estas palomas eran de origen Belga que se usan para competir. Pero de alguna manera escaparon y se volvieron ferales, al cruzarse con las palomas que vivían de manera natural en las iglesias de la colonia, mezclando sus características fisiológicas además de su comportamiento. Si uno es buen observador, las parvadas que actualmente vuelan libres sobre la Santa María, levantan el vuelo y se agrupan conformadas como un equipo de palomas de carreras. Esta cantidad de palomas en el área siempre ha atraído y mantenido aves de presa a la zona, como halcones y aguiluchos que, junto con lechuzas, zanates, colibrís, gorriones y murciélagos, habitan discretamente la colonia.

+ Los ovnis. A finales de los años setenta y principios de los ochenta, los avistamientos de ovnis fueron muchos. Era común ver a vecinos, sobre todo por las tardes noches, en distintas esquinas del barrio reunidos observando hacia el cielo e, inclusive, seguir a los objetos voladores no identificados, e ir corriendo tras de ellos por varias calles de la colonia.

+ El otro meteorito. En el Museo de Geología se encuentra un fragmento de la materia más antigua del sistema solar, es una parte del Meteorito Allende. Este es inclusive más antiguo que nuestro meteorito enterrado, que todavía no ha sido descubierto

 Insólitos acontecimientos realmente impresionantes.

+ La Vecindad de los tubos. Una noche de julio de 1958, un domador de elefantes trasladaba a una manada de paquidermos, hizo que los elefantes salieran en estampida. Al otro día, al iniciar las sus labores cotidianas, la sorpresa de los vecinos fue grande al encontrar a dos elefantes alimentándose de las plantas. Después de este suceso, los vecinos decidieron colocar dos pequeñas estructuras de tubo galvanizados en forma de arco, en la entrada de la privada, para que en el futuro estas impidieran el paso al interior de más elefantes.

+ Mamá elefanta. Los otros dos elefantes -que en realidad eran una hembra de nombre Judy y con su cría- corrieron por Díaz Mirón, dando vuelta en hoy Jaime Torres Bodet -antes Ciprés-, y se introdujeron en la gasolinera El 7 ½, que se encontraba en la esquina de Manuel Carpio y Ciprés. Esta narración tiene dos versiones, una que protagoniza un borracho vecino de la colonia y la segunda el velador de la gasolinera -también borracho-. El caso es que uno de ellos empezó a molestar a la cría de la elefanta Judy, haciéndose el gracioso con los vecinos que salieron de sus casas o que, asomados por las ventanas, admiraban a los dos elefantes; la mamá elefanta se enojó por las imprudencias del borracho y desato su ira contra él, y al pisotearlo lo aplastó, luego salió corriendo, y cerca de Flores Magón -antes Nonoalco-, por la Calzada de los Gallos, la ultimaron a balazos. Esto, por supuesto, le dio notoriedad a la colonia pero sobre todo a la gasolinera El 7½.

+ Gasolinera El 7½. Además de haber tenido elefantes en su interior, de manera casual y espontánea, después del suceso los dueños rentaron o compraron un elefantito -o quizás era el mismo que Judy olvido en su carrera para huir del borracho agresor- y lo adoptaron como propaganda del establecimiento. En algunas ocasiones se le podía ver  por ahí, bajo un retrato de Judy con la fecha de su deceso, que estaba pintado en una de las paredes perimetrales de la gasolinera. El establecimiento fue fundado en los años treinta y quizás fue de las primeras gasolineras en la Ciudad de México,  que en una de sus remodelaciones Félix Candela diseñó y construyó sus techumbres de paraguas, sus techos de media caña y sus celosías, todo de cemento armado. Se dice que en ese entonces el joven arquitecto Candelas utilizó el establecimiento como lugar de ensayo y laboratorio de diseño, para lo que después construiría en grande en los techos del mercado de La Merced, en la nave mayor, y en el Mercado de Jamaica. Lo verdaderamente insólito es que estos techos fueron destruidos recientemente y de la manera más impune.

Insólitos y horripilantes acontecimientos.

+ La estación de metro fantasma. La calle de Antonio Álzate, Eje 1 norte, no siempre fue un eje. En la década de los setenta fueron demolidas múltiples casonas que estaban en la acera norte de esta calle, para agrandar y dar paso fluido al transito vehicular. Las casas de esta calle eran de las mas hermosas y señoriales de la colonia, y en muchas partes de este eje, todavía se puede ver restos de paredes muros y patios traseros, a manera de cementerio arquitectónico,  de lo que fueron estas construcciones. Quizás este aire de panteón generó la siguiente historia fantasmal: a finales de los ochenta, se construyó el metro que va de Buenavista a Ciudad Azteca, en la parte subterránea de Antonio Álzate. Aquí estaría en realidad una de las terminales de esta línea, sin embargo los vecinos se organizaron para impedir que la terminal del metro acabara en la calle de Nogal esquina con Circuito Interior -hoy Circuito Bicentenario-. Las autoridades tuvieron que acatar las ordenes de un juez y no abrir la estación del metro que estuviera en el barrio de la Santa María, sin embargo la orden no decía no construirla, así que, como ya estaba presupuestada y planeada, la construyeron y nunca la abrieron. De manera que ésta se encuentra en el subsuelo de la colonia, y es una estación de metro fantasma.

+ Ruta La Rosa. Estas vías fantasmas no son las únicas. Si las del metro se encuentran ocultas bajo el subsuelo, alrededor de toda la colonia se encuentran vías de acero a la vista de todos: en las calles que no han sido pavimentadas están ahí, brillando al sol. Y son las del tranvía del barrio, un sistema y ruta propia de tranvía que recorría toda la colonia de manera interna, sin salir de ella, llamada La Rosa, además de tener conexiones con otras rutas que comunicaban con toda la ciudad. La línea de Santa María La Ribera recorría las calles de la colonia por 10 centavos, y después 20, de manera que se podía pasar todo el día en tranvía, que llevaba ese nombre porque su inicio y fin era en la calle de Eligio Ancona, antes La Rosa. Este tranvía era de origen tan antiguo, que inició siendo jalado por animales de tiro, por lo que se le llamaba tranvía de mulitas; en 1902 las mulas se sustituyeron por la electricidad; los niños, y algunos adultos, se subían de mosca cuando no querían pagar, montándose en la defensa del tren, y cuando querían bajar sólo jalaban el cable del trole y desconectaban la luz. Luego de frenar de inmediato,  el maquinista bajaba para reconectar y perseguir al polizón.

+ La pulquería Xóchitl. Desde antes de la fundación de Santa María la Ribera proliferaban las pulquerías, cuando aún eran terrenos del rancho de La Teja y de la hacienda de Santa María, propiedad de la familia Barroso. Esta tenía casas de campo para su familia y que le llamaba la colonia de los azulejos, porque muchos de ellos tenían ojos muy azules. Ahora sólo existen dos pulquerías, de las mas de setenta que se cuenta que hubo. La pulquería  Xóchitl es la última sobreviviente como las originales, es decir sin alteración, e incluso parece que ahora es la más antigua de la ciudad. Tiene 114 años, y la licencia número 00038; aún se encuentra en el mismo establecimiento, en el mismo edificio y en la misma calle donde ha estado siempre.

+ El cementerio. Pero si se trata de construcciones fantasmales, la Ermita  Guadalupana que está en la calle de Eligio Ancona 145, es la más misteriosa y oculta. Nadie la conoce,  y está en perfecto estado ya que es desde hace muchos años una bodega de archivo muerto del Gobierno. Fue sin duda la primera iglesia de las cinco que existían en la colonia: la Parroquia del Espíritu Santo 1909, en la calle de Sabino; La Sagrada Familia o Josefinos 1906, en la calle de Santa María; María Reparadora, en la Ribera de San Cosme; Iglesia de Siervas de María -hoy teatro Sergio Magaña- en la calle de Sor Juana. Esta última era parte de un gran convento, inclusive parte de los terrenos que actualmente ocupa la Escuela Superior de Maestros y la Secundaria Anexa a ésta, era parte del cementerio de este convento. Parece ser que los entierros siguen ahí, ya que nunca fueron exhumados los restos para la construcción de estas edificaciones.

La actriz fantasma. No sólo las iglesias son fantasmales, en el barrio existen seis teatros, de los cuales cinco están ocultos y su ubicación es guardada en secreto y misterio. En uno de estos teatros fantasmales pasan cosas extraordinarias: las víctimas de estos espantos siempre son los choferes de taxi que recogen a una pasajera que, sobre avenida Constituyentes, hace la parada justo en una de las bardas perimetrales del Panteón de Dolores. Esta pasajera pide ser llevada a la dirección de unas de las casonas que ocupa uno de estos teatros, y al llegar le paga al chofer con un billete de alta denominación. Por ser altas horas de la noche, este no lo puede cambiar, y la pasajera le dice que hay confianza, que se quede con el billete y que a cambio se lo lleve al otro día, recibiendo su paga con una muy buena propina. Esta pasajera, se cuenta como de gran belleza y misterio, además de simpatía, realiza un coqueteo con el chofer durante el trayecto y le comenta que es una actriz de ese teatro y que está en temporada. Ella, además, invita al chofer a verla actuar en la puesta en escena más reciente del teatro. Ellos así lo hacen, regresando al otro día y encontrándose con que esta mujer, sí fue habitante de esa casa, sí fue actriz, pero que tiene mas de cincuenta años de muerta. La ubicación exacta del lugar nos la reservamos porque si no, ningún taxista querrá llevar otra vez a esa ubicación a la actriz fantasma.

+ El gato fantasma. Es otro de los seres de ultratumba que recorren las calles del viejo barrio. En Sabino vivían dos hermanas gemelas, muy guapas jóvenes y adineradas, que  en la década de los años cincuenta, siguiendo la efervescencia de esa época, eran alocadas y contestatarias. En su búsqueda hicieron un pacto entere ellas: suicidarse era la consigna. Así que entre las dos mataron a su mascota, su gato, luego una mató a la otra y la última se suicido. El espíritu del gato todavía recorre la casona, maullando lastimeramente todas las noches, llamando a sus dueñas que decidieron partir al más allá.

Insólitos acontecimientos zoológicos.

+ El Oso negro y el Gitano. Durante muchos años, estos fueron vecinos de este barrio,  y recorrían las calles haciendo un espectáculo donde el oso, por supuesto, era la estrella. Él bailaba y hacía gracias, y al final era siempre regañado teatralmente por el gitano -que no era realmente gitano, sino veracruzano-. El punto es que le decía que lo iba a fusilar por haber sido un mal oso, el oso se ponía en posición de firmes, parado sobre sus dos patas traseras, y juntaba sus patas delanteras a su cuerpo en posición marcial; a una orden, el gitano sacaba un rifle de madera y le disparaba, sacando un corcho de la punta del arma. El oso se dejaba caer y se hacía el muerto, todos rompíamos en aplausos. Su lugar favorito para actuar era del lado oriente del Mercado de la Dalia, sobre la calle de Sabino, y después de cada función o jornada de trabajo, se compraban una caguama o dos, una para el oso, otra para el gitano y la bebían hasta quedar mareados por la cerveza. Se acostaban en la calle abrazados a dormir la mona, mientras los vecinos acostumbrados al oso y al gitano sólo los esquivaban, como se hace con cualquier teporocho. En cambio, en las funciones donde los niños se arremolinaban en un pequeño circulo, las mamás les decían a sus hijos que se hicieran para atrás, guardando una prudente distancia no por el temor de que el oso los fuera a morder o a rasguñar, sino por las pulgas que portaban tanto el oso como el gitano.

oso y gitano

+ Las Pulgas Vestidas. Las pulgas del oso y las del gitano no eran las únicas famosas en el barrio de Santa María la Ribera. El Museo del Chopo, antes de ser un museo de arte fue llamado el Palacio de Cristal, y destinado primero a exposiciones de tipo comercia;  después fue el Museo de Ciencias naturales. Fue construido más o menos por 1906, por la firma alemana Gutehffnungshutt –hasta la fecha existe una promoción que la entrada al lugar será totalmente gratis al que pueda pronunciar correctamente el nombre-. Y como cualquier museo de Ciencias naturales que se preciara de serlo, exhibía una colección de especímenes, que era lo que las Ciencias naturales representaban para el país en ese momento (y quizás también en éste). Así pues, había pulgas vestidas de novios, de Chaplin, de niño, de niña, etc. La gente podía verlas a través de lupas, además de un circo de pulgas, becerros de dos cabezas, cabras con seis patas y fetos humanos con deformidades físicas en formol contenido en frascos de vidrio.

pulgas

+ El mono ladrón. A mediados de los años sesenta e inicios de los setenta, Santa María la Ribera todavía era una colonia selvática, y su clima no había cambiado paralelamente al del planeta Tierra. Así, esto favoreció a la proliferación de especies animales que vivían y convivían con la especie humana, como en el caso de dos monos araña. El primero vivía en los balcones de una casa que se encuentra en la calle de Fresno, esquina La rosa -hoy Eligio Ancona-. El mono, sujeto a una larga cuerda, se balanceaba alegremente en los enrejados de todas las ventanas que estaban en la fachada del primer piso de la casa. Frente a ésta existe hasta la fecha un puesto de frutas, así que la dueña del puesto vio la oportunidad de hacer negocio y juntaba los plátanos dominicos muy cocidos, de manera que los niños podían comprar por cincuenta centavos un cucurucho lleno de estas frutas, para arrojárselas al chango, que ágilmente las atrapaba. El segundo mono araña vivía en las inmediaciones de González Martínez -antes Chopo-, entre Sor Juana y la calle de Estación -hoy Héroes Ferrocarrileros-. Este astuto mono, desarrolló una inteligencia sobrenatural (seguramente debido a la exposición prolongada de las radiaciones del meteorito) y aprendió a quitarse el collar con el cual estaba sujeto. Así que se liberaba e iba a robar a las casa vecinas objetos que le llamaran la atención; los vecinos, víctimas del hurto, sabían ya de la existencia de este vecino incómodo e iban a recuperar sus pertenencias con el dueño del animal que, gustosamente, les devolvía las prendas.

+ Tarzán. Este ambiente selvático, por supuesto tenía que tener un Tarzán -en este caso el luchador Tarzán López-, que puso una cerrajería que todavía se encuentra en la calle de Cedro casi llegando a San Cosme. Seguro que este gran luchador puso la cerrajería por su gusto de hacer llaves.

+ La Elefanta. Y como no podía faltar ya en una colonia llena de paquidermos, existió una vecindad que fue apodada así debido a su forma: la trompa era un pasillo muy largo para ingresar, y que desembocaba en un gran patio casi redondo, que era la panza, donde cuatro callecitas interiores hacían las veces de patas. Ubicada en la calle de Cedro, fue destruida para construir feos edificios ahora llamados Las ratoneras. Casualmente los ratones son a los únicos animales que los elefantes temen.

Insólitos acontecimientos demasiado próximos.

 + La banda del automóvil gris. En una colonia donde los elefantes cedieron lugar a los ratones y no sólo al mono araña le gustaba robar, Santa María tiene un pasado oscuro, donde personajes del mundo del hampa han sido vecinos. La banda del automóvil gris fue un grupo de vecinos que tuvieron fama tristemente por sus actos delictivos a principios del siglo XX. Montados sobre un auto que al parecer era de color gris, asolaron a toda la ciudad con robos y secuestros; finalmente fueron detenidos y encarcelados en Lecumberri. Existen unas tres películas sobre esta banda, la primera todavía silente fue filmada en la locación real donde algunos de estos individuos vivían, que son unas hermosas vecindades de principios del siglo XX que sobreviven en la calle de Eligio Ancona, antes La Rosa, entre Cedro y la calle de Nogal, llamadas por la gente Las gemelas.

automovil

+ El Carrizos. Quizás estas estrellas del bajo mundo del hampa que se convirtieron en personajes que inspiraron películas, motivaron para que en el barrio existiera toda una pléyade de felones, que durante muchísimos años se afanaron cosas ajenas, además de tratar de lograr notoriedad en su actividad. Como El Carrizos, ladrón de casas, que parece haber sido el único que ha robado dos veces a un presidente de la República en su domicilio: Luis Echeverría. El ladrón (no el presidente) sólo fue descubierto en su actividad porque tenia una firma que lo caracterizaba: se llevaba relojes y joyas en una funda de almohada, sustraída del mismo domicilio. Esto desmiente que “ladrón que roba a ladrón tiene 100 años de perdón”, pues hasta la fecha El Carrizos es huésped del sistema carcelario de este país e inspiro un documental, llamado Los ladrones viejos.

+ Paquito El Elegante. Otro artista de estas actividades ilegales y de estas vecindades, es decir las de Eligio Ancona, antes la Rosa -las llamadas Gemelas por ser dos exactamente iguales- y de otras muchas del barrio, ya que no tenía un domicilio fijo, por obvias razones, fue Paquito El Elegante. Quien fue maestro del carterismo, y que llevó el arte de hacerle al Dos de bastos hasta su máxima expresión.

+ Línea Santa María Roma y Anexas. Paquito El elegante aprovechaba el traqueteo de los camiones de esta línea camionera (Anexas era toda la demás ciudad), para poder sustraer carteras, relojes, cinturones -se dice que hasta los tirantes de cuero robaba-, sin que el usuario de estos camiones se diera la menor cuenta. Bueno, los de los tirantes sabían que habían sido robados por Paquito cuando se les caían los pantalones. Esta línea seguramente fue una de las primeras fundadas en la ciudad, entre 1918 y 1920, en la calle de Nogal. La línea Santa María Roma y Anexas, tuvo su crecimiento en los treinta y cuarenta, trasladando su pequeña sede a una más grande a la calle de Nonoalco, esquina con la Cerrada de Jacaranda. Estos camiones eran muy rústicos y sus choferes todavía más, e inspiraron muchas películas del Cine de oro mexicano.

+ Pepes. Estos camiones, sus choferes y el tranvía que no salía de la colonia, quizás inspiraron a Luis Buñuel para sus películas, ya que seguramente él fue usuario de estos transportes infinidad de veces. Pues los tomaba, para venir a la colonia Santa María de la Rivera a visitar a un querido amigo, el viejo actor de ideología anarquista que se exilió de España huyendo de la tiranía de Franco. Este actor, de sobrenombre Pepes, tenía una librería de viejo en la calle de Sabino, justo junto a la Iglesia del Espíritu Santo, el sitio tenía ya en sí una magia especial -como la tienen la mayoría de librerías de viejo-, aumentada por la personalidad del propietario, que con sus rasgos muy marcados, su cara curtida por el sol, pómulos fuertes, nariz aguileña, boina de lana negra y siempre un puro en la boca, atendía, amablemente a la clientela, mientras compartía una copa de coñac con su amigo Luis Buñuel. Este le dio muchas veces papeles breves en sus películas y así Pepes durante mucho tiempo fue parte del Cine de oro mexicano. Cine que se vio enriquecido por muchas luminarias que nacieron, crecieron o simplemente fueron vecinos de esta emblemática colonia, Santa María de la Rivera.

 

Jorge Baca Flores.

Vecino del barrio de sus padres y de los padres de sus padres.

Santa María de La Rivera.

Verano de 2016.

Recorrido del sábado 11 de Mayo 2016.

fotografía: Jesús Cruz.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Anuncios