Capítulo II. Memoria y Territorio en Naxthey, Hidalgo

Memoria y Territorio en Naxthey, Hidalgo



Una imagen siempre nos va a quedar grabada en la memoria de este fin de semana: los deseos que al final del taller se dejaron volar. Los deseos del presente y futuro de Naxthéy se prendieron de nuestros manos y los mandamos por la puerta a las afueras, al monte, a la sierra, para que se los llevara el viento. Los deseos de los niños, adultos y ancianos de Naxthéy, de alrededor de 40 integrantes de esta pequeña comunidad en la Sierra de Hidalgo en la zona del mezquital. Naxthéy es una comunidad de 102 habitantes que tiene una ubicación maravillosa entre las montañas y la sierra de Hidalgo. La tierra está seca y hay mucho magüey y árboles de hojas duras que habitan estos paisajes impresionantes de la vasta sierra con un cielo increíble.

 Como la zona es muy árida lo que más falta hace es el agua. En el transcurso del taller la posibilidad de tener agua, los sueños de un techo de árboles para cubrir la comunidad del sol, se transformaron de utopías en realidades cercanas por el proyecto de captación de lluvia del colectivo Isla Urbana. Los sistemas de agua que instalan Isla Urbana y que recolectan el agua de lluvia para usarlo en épocas de sequía no significan solamente la activación de otras posibilidades de vida, de crecimiento, de salud, sino sobre todo son de cierta forma la realización de una utopía. Y esta realización de algo que antes se pensaba como utópico y quizás no alcanzable abrió la imaginación para otras utopías, otras posibilidades, otros sueños y otros deseos.

DSC_0365 DSC_0367

En los dos días del taller estuvimos, tanto con el grupo de los niños, como el de los adultos, haciendo un tejido entre el pasado, el presente y el porvenir, siempre dialogando un grupo con el otro, viéndonos a los ojos, en los deseos de la otra persona que proviene de otra generación y otra perspectiva de vida. Entre mapas sobre la vida en la comunidad, dibujos de nuestra comunidad ideal en un futuro y el objeto intimo relacionado con nuestro hogar, siempre había un: “verse uno al otro”. Esto, muchas veces causó emociones muy intensas. Después de que los adultos hicieron su mapa utópico de la comunidad con palabras como Unión, Apoyo, Agua, Empresas, Regreso de los que faltan y Techo de árboles, los niños presentaron sus dibujos que habían elaborado paralelamente. Cada uno se ponía enfrente de todos los participantes y explicaba qué dibujó y qué significa esto para él o ella.

 Había una coincidencia impresionante de los deseos de los adultos y los niños. Ver a los niños tan conscientes de su propio entorno movio a los adultos a lugares que no se imaginaban.  Durante el taller se fue produciendo una atmósfera de comunión y unión. En el siguiente día se trabajo con el objeto personal que nos recuerda a nuestro hogar y nuestra comunidad. El grupo de los adultos empezó con ejercicios de confianza, de imaginación y de abrirse ante el otro. El objeto personal era como un puente entre los deseos íntimos y la posibilidad de comunicarse por medio del objeto con el otro. Eran objetos de nostalgia que llenaron el espacio donde nos encontrábamos del pasado, ese pasado cargado de mucho dolor, de hacer presente la memoria y recordar lo que ya no está.

DSC_0376

 Muchas personas de Naxthéy se fueron a los Estados Unidos y dejaron ahí un vacío, tanto en la gente como en el territorio que espera su regreso. Como el pequeño Kevin, un niño de 8 o 9 años que encontramos cuando apenas llegamos a la comunidad buscando la escuela en la que se llevarían acabo los talleres. Él estaba corriendo hacía el monte para ir a su casa y le preguntamos por el camino. Tanto el padre como la madre de Kevin se fueron a los Estados Unidos y él vive ahora con sus tíos. La casa donde vivieron sus padres ahora esta vacía y cuando una vez Kevin vio que otra vez se abrió la puerta a su vieja casa fue a buscar ahí en el armario del dormitorio huellas de su mamá. Encontró un perfume, lo olió y dijo: “Así huele mi mamá” Verdaderamente fue un experiencia en varias magnitudes, pudimos probar el taller de Memoria y Territorio en otros terrenos y con otra gente, y eso abrió un espectro muy interesante. Además de apreciar el trabajo que Isla Urbana viene realizando en diversas comunidades.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s